Un poema de Mishima

Y la luz se derrama aún,
sobre los hombres, que alaban la claridad.
Yo rehúyo el sol, y arrojo mi alma
al abrigado foso.

por Yukio Mishima. Encontrado en El sol y el acero

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s