Nuevas picas al mar

Alistémonos entre iguales
prestos a puerto,
¡sean nuestros los mares!

¡Aprisa! no sea que nos disequen
sus hábitos, principios, descalabros y pesares.

Vira al oeste,
sea mayúsculo este homenaje,
en popa a toda vela, emulemos
¡dichosos peregrinos!
el viaje de nuestros padres.

Pecho al aire,
-¿y mañana, y el miedo?-
¡a la suerte que disponga
la Providencia para estos!

… que recelosos de lo que no sea mar
el pendón nos late en el ánimo,
afanosos por los siglos de los siglos,
ávidos, en verdad como hay Dios
¡de ser los mejores siervos!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s