Así lo llaman, así …

 

-Lo llaman espiritualidad, cuando en lo cierto se trata de terapia psicológica, infantilismo sublimado, para gentes con carencias emocionales, perdidas, tristes, proclives en su patetismo al culto al incienso, y apertura dócil para con el charlatán…. enfermedades de burgueses….

 

-Lo llaman Igualdad, pero se trata de aristofobia las más de las veces, estricta y literal decapitación de la excelencia, así como aborrecimiento crónico por lo elevado. Obsesión de los envidiosos, derecho autoproclamado de voluntades obesas enemigas del sufrimiento y de las almas atléticas.

 

-Lo llaman bienestar: probablemente refiéranse a distracción que colapsa, a la somnolencia intelectual de sonrisa vegetativa, neutral y autocontemplativa. «las vacas son el modelo»

 

-Llámanlo libertad, si bien consiste en indiferencia legitimada, dignificada, culto extremo de la privacidad, síndrome perpetuo de la adolescencia crónica. Incapacidad para el compromiso y vinculación patológica con la febril, inestable y neurótica danza del propio ego.

 

-Lo llaman opiniones; en verdad se trata de la democratización sin fronteras ni criterios del uso libre del verbo. Nuestros mejores amigos tambien pueden opinar, se trata de descifrar los ladridos.
Quizás todo empezó cuando alguien estableció o asumió que opinar es gratis.

 

-Lo llaman, lo proclaman juventud. Pero ella tiene el cuerpo intoxicado, el metabolismo ajustado a la discoteca,  y el alma arrugada de tanta banalidad. Presta a defender resacosa, a su opio pequeñoburgués, discreta en lo esencial, y vulgar en lo que concierne a lo escénico.

 

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s