Ignavi coram morte quidem animam trahunt, audaces autem illam non saltem advertunt

Del provocar y del transgredir se ha hecho marca, «business» e institución publicitaria.

Se borra en negrosangre así el genio creativo, que ya sólo sabe deambular combinando malas coreografías y arengas mil y una vez aburridas, mil y una vez digeridas, mil y una vez somnolientas.
Patrias asépticas. Animales ociosos, afeminados en su mayoría y castrados de orgullo todo. Animales neuróticos y adalides del honor canalla. Analfabetos morales por defecto e iletrados por propio mérito.

Las librerias son hoy recetarios, patético símbolo de una sociedad sociópata.

Discotecas llenas de bajas autoestimas y palabras que no valen ni un escupitajo. El librepensamiento y la opinión son clichés prefabicados por la caja tonta. Nada nuevo como novedad, esterilidad petrificada, y así me queda vivir el largo invierno de Occidente.

La Felicidad como ideología tiene serios problemas de dignidad.

Guerra espiritual.

La historia tiene muchos modos de regalar el derecho a la beligerancia. La palabra crisis es el primer calzador, la primera oportunidad.

Agrandar la herida con saña, ahogar a la Bestia.

Siempre sonriendo. Es lo mínimo que podemos ofrecerle a la posteridad.

Y que exista el cielo ….. pese a que se nos abalance inexorablemente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s