Relato: El conocimiento

Al terminar su cometido y obtener la total comprensión de la realidad los científicos cayeron en una profunda indolencia, por lo que acordaron renunciar a la tiranía de la verdad y crear un mundo donde la tierra fuese plana y cada rayo un dios. Cobijados en el cómodo regazo de la ficción olvidaron las antiguas leyes y fórmulas que explicaban el universo con la frialdad de la razón. Esas teorías, ahora enmohecidas, se proyectaban como leyendas esotéricas de una arcaica civilización. Sin embargo, con el olvido, necesario para gozar del engaño en ese trasunto inverso, renació el anhelo por el conocimiento. Diferentes principios, diferentes hipótesis para una misma meta: llegar al entendimiento absoluto y racional. Y de nuevo alcanzado, a la ficción no le quedó más remedio que volver a relevar a su antagonista.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s