Yo ya elegí …

 

Elegí la verdad, la belleza y la bondad , para no hacer de Dios un fantasma, para habitar la cuesta terrible y sublime de la vecindad de lo divino.

Elegí coronar con disciplina mis hábitos para amputar las ramificaciones burguesas que pudieran hacer de mi alma un esclavo de la felicidad, un ser desposeído de si mismo. Para permanecer en las trincheras inhóspitas y desiertas de los que libramos guerra abierta y franca a una vida hedonista.

Elegí un cuerpo fuerte para no traicionar a mi carácter, para recordar las asperezas qué como precio nos exige una vida de ser humano, de compromiso, de combate, de tensión irreemplazable.

Elegí la lealtad para honrar la amistad que brindo, y así tener una boca limpia y un corazón noble. Nada tiene que ofrecer un hombre incapaz de lealtades y vínculos, pues nada ha comprendido acerca de su hominidad y del caràcter de eslabón contingente y humilde que constituye la ontología de si mismo.

Elegí escuchar a los poetas, fotógrafos del lenguaje de Dios, siervos de la eternidad, soldados de la belleza. El recuerdo de un verso ante los envites ruidosos de la 
plaza, de los débiles, ronroneo de lo prescindible
.

Elegí amar, derramar mi alma, abrasar de fe e incendiar todo aquello que de atomizado y miserablemente corriente latía en mi para alumbrar un horizonte de hijos, sacrificio, de vida, de sentido. Ser un medio y vivir el sueño … arriesgar.

Elegí unos valores eternos, para ser un hombre, renunciando a la monstruosidad líquida, informe e insulsa de una errática vida moderna, soberbia, mecánica, mezquina e inauténtica.

Elegí la Muerte como compañera, para tener una sonrisa sobria, un centro de gravedad hilvanado de verdad, conciencia de mi mismo y trascendencia.

Elegí el honor, porque somos lo que hacemos . Porque en la gravedad de los acontecimientos se desenmascaran las mediocridades, las imitaciones, y la grotesca impostura que acostumbra a ser la representación de tantas vidas a medias, de felicidad descafeinada y de pánico a la propia exposición. El honor me obliga a respirar lejos de la mediocridad.

Elegí la autoridad, porque me quiero hombre libre con seriedad y sin malabarismos intelectuales ni autocomplacientes, porque respondo de mi mismo.

Elegí, …. y lo hice porque en mi espejo no figura un puro agregado de química, volición, de sentimentalismo desamparado ni un miedo que mendiga narcóticos y utopías.

Yo elegí Ser.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s