Crítica de rebajas

¡Consuma su particular ración de crítica al sistema! Siéntase un individuo crítico y racionalmente autónomo capaz de cuestionar al mismísimo capitalismo. Hágase pasar por un intelectual en las charlas de café socavando los cimientos del par liberalismo-democracia. Compre el pack de documentales “Crítica al capital” y obtendrá, ¡absolutamente gratis!, una guía de bolsillo  completa con argumentos posmodernos con la que conseguirá que sus amigos más rancios se conviertan en auténticos escépticos.

 Ni que decir tiene que una de las cosas más inteligentes que ha conseguido el capitalismo para perpetuar su supervivencia ha sido  hacer que los responsables de la barbarie sean entes abstractos, espectros no identificables. Parece que no hay nadie a quien guillotinar, nadie contra quien sublevarse, ni alternativa por la que luchar o morir. Ciertamente incluso la posibilidad de criticarlo se ha hecho abstracta y así su razón de ser se disuelve “como lágrimas en la lluvia”. Una de las últimas grandes reformulaciones del capitalismo se cimentó junto a una crítica que pedía lo imposible y suspiraba por la imaginación al poder: eslóganes publicitarios. Una vez disuelta la crítica, ya pueden venir mineros ingleses a pelear contra Thatcher, el pescado está vendido.

Sigue leyendo

Jordi Savall, por ejemplo

Jordi Savall es un musicólogo catalán cuya carrera se ha centrado en la recuperación del legado musical antiguo de la península ibérica. El de Igualada se caracteriza por ser uno de los mejores intérpretes de viola de gamba, instrumento de gran importancia en el barroco español que fue defenestrado por la modernidad. Ha grabado más de 120 discos.

El párrafo anterior no sobrepasa lo puramente informativo. Podría ser un párrafo de un artículo periodístico; insulso, sin fuerza, estéril, como todo aquello que tiene como finalidad la descripción de la realidad sin la necesidad de forzarla y violentarla, que es la única forma de poder llegar a vivirla estética, ética o religiosamente. A esta tríada kierkegaardiana añadiríamos con cierta licencia también políticamente. Estas características son las que identificamos con Savall.

Sigue leyendo